19 años, ayer y hoy

19 años, ayer y hoy https://foro.pipol.news/uploads/default/original/2X/8/82d18fabe35a05d5cd774c304d625a9e2ca138a7.jpeg
interes 0.0 0

Durante la semana que pasó, más precisamente el 14/6, se cumplió un nuevo aniversario de Comentarios. Más precisamente, 19 años desde que en esa fecha del 2002 se publicara la primera edición. Casi dos décadas donde mucho cambió, pero otras cosas no lo hicieron significativamente.

A nivel local, la crisis era inédita. La “salida de la convertibilidad” fue en realidad una expulsión más que una salida. Tuvimos el sainete de los 5 presidentes en 11 días. El valor del dólar se cuadruplicó en poco tiempo marcando definitivamente el final de una década con la ilusión del 1 a 1. Ante los ojos de todos los ahorros bancarios se “evaporaron”. El desempleo era del orden del 20% y se coronaban 4 años seguidos de caída de PBI, cuyo punto máximo se dio en 2002 con un -10,9%. Un golpe tremendo.

Por su parte, el escenario internacional también estaba complicado. Meses atrás las Torres Gemelas habían sido derribadas. Un gran golpe ejecutado no por una fuerza militar extranjera sino por un grupo reducido de personas conviviendo hasta allí pacíficamente en la sociedad atacada. De allí al aumento del seguimiento online de la población civil había menos de un paso. Paralelamente, se produjo la explosión de la burbuja puntocom, de gran impacto en un sector tecnológico inflado por expectativas que tardarían unos años más en verse reflejadas en la realidad pero que mientras tanto también impactó en nuestro país.

Esto llevó a cerrar sus puertas a muchas empresas que operaban localmente, en su mayoría emergentes de la apertura de las telecomunicaciones del año 2000. Un marco que produjo el desembarco de diversos proyectos de nuevos operadores, con los primeros despliegues de fibra óptica y algunas tecnologías inalámbricas prometedoras para la época. Empresas que en su mayoría terminaron siendo adquiridas a precio de descuento, el precio de la época. Se había pasado de la abundancia al quebranto en muy poco tiempo.

Entonces la banda ancha recién arrancaba, primero fue Fibertel con tecnología de cablemódem y rápidamente llegó la competencia del ADSL de Telecom y Telefónica. Todavía eso de estar conectado permanentemente y con gran capacidad parecía algo lejano. Era una etapa tan inicial en el desarrollo de la banda ancha que fue el único producto de telecomunicaciones que siguió creciendo en abonados a pesar del caótico escenario. La demanda siguió estando. Ciertamente no ocurrió los mismo con los celulares, que todavía no eran masivos y tuvieron su traspié. Era la época en que tener uno era símbolo de status. Algo casi risueño cuando se ve que hoy tiene prácticamente la masividad de un DNI.

Arrancar en este escenario con un newsletter semanal sobre un sector muy específico y que venía golpeado fue, visto a la distancia, en gran medida un ejercicio catártico. Luego, vino la mejora notable del escenario internacional con el boom de los commodities, la fuerte devaluación había hecho un ajuste de hecho y la economía local retomó el crecimiento. Y aquí como en el resto del mundo comenzó la masificación tanto de los celulares como de la banda ancha. Y con esto el día a día se modificó profundamente y para siempre.

Este aniversario llega también en un escenario de conmoción internacional, aunque en este caso por la pandemia, con efectos inmediatos y también duraderos sobre nuestras vidas. Es un momento que aparece como de inflexión y donde se ve la luz al final del túnel, aunque tenemos claro que ese lugar ya no será definitivamente como lo fue hasta inicios del 2020. Entre otras tantas cosas, por la aceleración en el uso y consumo tecnológico, con demandas por infraestructura y componentes para usos tan claves que se transformó en un tema geopolítico (tensiones entre USA y China, caso Huawei, escasez de chips avanzados).

Hoy como ayer tampoco la economía acompaña. Venimos de 3 años de caída del PBI, el último de casi un 10%, la mayor caída desde… el 2002. La devaluación no es tan violenta como en aquél entonces. Tampoco la desocupación, que es de alrededor de la mitad de la de 2002, si bien millones de personas reciben asistencia estatal, muchos más que ese momento. Todo en medio de un proceso inflacionario que aún no da señales de ser revertido.

A nivel sectorial, justamente el factor inflacionario está en el centro de las tensiones entre operadores y gobierno, reflejado en la constante negociación por las actualizaciones de precios. Un tema que no sería discutido de esta forma si viviéramos con una inflación en línea con la de los demás países del planeta. Un escenario que por primera vez logró alinear a todo tipo de operador, sean grandes multinacionales, grandes nacionales, PyMEs o cooperativas, detrás de un reclamo por algo que afecta a todos. Una tensión que se da cuando la industria opera en mercados más maduros, con servicios (telefonía móvil, telefonía fija y TV paga) que cayeron en accesos en el 2020, salvo en el caso de Internet.

A pesar del complejo escenario, durante el 2020 los accesos de fibra óptica crecieron un 39% y duplicaron en unidades lo perdido por los accesos ADSL, evidenciando un crecimiento genuino, más allá de la natural migración tecnológica. Algo para lo que hace falta mucha inversión, afectada hoy más por los aspectos regulatorios que por el complejo contexto económico.

Es de esperar que, así como los inicios de Comentarios y su actualidad se dieron y se dan en contextos complejos, también se pueda convertir a este momento en el puntapié inicial de un fuerte crecimiento y expansión, tal como sucedió entonces. No es imposible si realmente se quiere y actúa en consecuencia. Brindemos por este aniversario y por que así sea.

Enrique Carrier