A zoomear: videollamadas grupales

El aislamiento que trajo la pandemia instaló a la tecnología en la cotidianeidad de muchos: teletrabajo, comercio electrónico, pagos electrónicos, consultas médicas remotas, educación a distancia y más. Entre las grandes estrellas de la cuarentena sin duda están las videollamadas grupales.

A la hora de teletrabajar, la necesidad del contacto “cara a cara”, especialmente en el manejo de grupo, se hizo imperativa. A tal punto que 9 de cada 10 teletrabajadores recurrieron, en mayor o menor medida, a alguna herramienta de videollamada grupal. Esto surge del informe “La extensión del hogar por la pandemia: trabajo, capacitación y educación a distancia”, publicado por Carrier y Asociados.

En este escenario, no sorprende que la herramienta de videollamada más habitual para el teletrabajo sea Zoom, utilizada por 2 de cada 3 teletrabajadores (67%). A una velocidad inusitada, Zoom se estableció como el nuevo estándar de facto. Con origen en reuniones laborales, fue adoptado rápidamente en otros ámbitos, tanto sociales como educativos, así como en medios audiovisuales.

Luego se ubica Whatsapp, cuya función de llamadas grupales es más limitada en cuanto a participantes, pero que cuenta con la ventaja de tratarse de una app que prácticamente todo el mundo tiene instalada en su smartphone. Así, el 51% de quienes teletrabajan usan las videollamadas de Whatsapp. Bastante más lejos se encuentran Google Meet con un 28% y el viejo y legendario Skype (27%), este último poco utilizado entre centennials. Dentro de la categoría “otros” se encuentran plataformas como Cisco Webex, Microsoft Teams o Jitsi, que cuenta con una versión local alojada por Arsat.

Como el retorno a la normalidad (la vieja y tradicional, no la nueva) no se encuentra a la vuelta de la esquina, seguramente herramientas como Zoom u otras para videollamadas grupales sigan siendo parte del paisaje habitual de los teletrabajadores. A pesar de la fatiga que tantas reuniones generan en varios de sus usuarios…

Emrique Carrier

1 me gusta