Bcra "cierra la canilla de dólares" y pone en riesgo la industria de celulares en tierra del fuego

POR LA IMPOSIBILIDAD PARA GIRAR DIVISAS E IMPORTAR LOS KITS, EL STOCK DE CELULARES PODRÍA QUEBRARSE EN 15 DÍAS. 2020 SE PREPARA PARA SER EL PEOR AÑO DE PRODUCCIÓN EN LA HISTORIA DE LA ISLA.

Tierra del Fuego tuvo, en 2019, su peor año de producción y venta de celulares: solo siete millones se produjeron en la isla, según datos de Afarte. Aún así, 2020 podría sumar un nuevo récord, acaso más triste: en los primeros cinco meses del año se exportaron de la isla solo 1,3 millones de dispositivos, según pudo conocer Infotechnology en base a datos del Sistema Infomático Maria que maneja AFIP.

Eso es 50% menos que los que se habían producido el año pasado entre enero y mayo. Los analistas arriesgan una predicción poco favorable: podría ser el peor año de los últimos 11, arañando solo 4 millones de celulares producidos.

Toda la industria fueguina busca responsables y señala dos temas como los más preocupantes: una capacidad ociosa de alrededor de 50% por limitaciones de la propia provincia para proteger a trabajadores del Covid-19, que hacen más lento el trabajo e impiden producir distintas líneas; y la resolución A7030 del Banco Central (BCRA) que puso limitaciones para el giro de divisas al exterior para pagar a proveedores en dólares.

En el caso de la producción de celulares en Tierra del Fuego, el segundo problema no es nuevo y remite a otras épocas de “vacas flacas” de dólares en las que tuvieron que ponerse creativas para tener cupos de importación. En este caso, el problema es estrictamente financiero: a principios de año, presentaron un esquema de requerimiento de divisas para todo 2020 al Ministerio de Producción y no se está pudiendo cumplir con esa planificación.

Algunas marcas acumulan deudas por US$ 10 millones con proveedores externos en China que embarcaron kits para la manufactura de distintos productos, incluidos celulares, y cuyo valor todavía no han podido saldar.

El V1 Plus de Alcatel salió al mercado esta semana, pese a todo.

“Las resoluciones A7030 y su apéndice, la B12020, nos preocupan y mucho. Todos los sectores dependen de los insumos que se compran afuera porque nadie tiene una cadena de valor totalmente nacional en productos electrónicos. En celulares es peor, y si tenés más dependencia del exterior, peor te pega la escasez de divisas. Hay que priorizar los insumos críticos porque si no se va a dejar de producir, se van a parar plantas y se van a perder fuentes de trabajo. Y si no hay divisas para traer los kits, tampoco va a haber para importarlos. Por lo tanto, puede haber desabastecimiento”, confía a Infotechnology Federico Hellemeyer, presidente de Afarte, la cámara que reúne a las empresas fabricantes en Tierra del Fuego, entre ellas BGH, Mirgor, Newsan, Brighstar y Radio Victoria.

Martín Cricco, gerente Comercial de la marca francesa de celulares Alcatel que fabrica en la isla, reconoció que el problem de divisas hoy es central para poder reactivar rapidamente la producción. “Durante enero y febrero no se embarcaban componentes por la pandemia. Después, estuvimos parados 50 días. El tema es financiero y se va a tener que resolver de alguna manera. En su momento, había acuerdos de exportación para tener un cupo importador. Hoy, no se plantea por ahí: simplemente están trabando el giro. Y no está claro cómo se va a resolver en el corto plazo”.

Sobre esta situación de incertdumbre, BGH --que salió del negocio de celulares pero que produce otros dispositivos-- anunció la semana pasada que, a pesar de haber reanudado producción de electrodomésticos, sin divisas está dispuesto a cerrar sus puertas. “No sabemos cómo vamos a pagar los insumos importados si no podemos acceder al MULC. Ya estuvimos paradados bastante tiempo por la pandemia y sería muy malo tener que volver a frenar por la falta de acceso a las divisas”, señaló Girotti en una nota a Apertura Negocios.

Otros proveedores de celulares, que también tuvieron problemas con kits, reconocen que les preocupa, en paralelo, que se quiebre el stock antes de que se destrabe el problema cambiario. “De a poco empiezan a abrir el grifo de dólares; hace dos semanas era peor. El mayor problema está en el stock: el nivel de producción es cercano al 50% precuarentena pero se está vendiendo, casi, como en épocas normales. En un mes quebramos stock”, reconoce un ejecutivo del sector en estricto off the record.

El LG K50S pudo salir al mercado sin problemas.

“Durante estos meses de cuarentena se vendió casi todo el stock que tenían los canales. Hoy, el problema es cómo reabastercer, por eso se prendió una luz amarilla”, agrega Hellemeyer. Ya lo había dicho Bruno Drobetta, director senior del área Mobile y TV de Samsung en Argentina a Infotechnology: “La demanda de los clientes está en el mismo nivel que antes del inicio de la pandemia, sobre todo en la gama alta. Hoy el uso del celular se potenció mucho más por la situación. La demanda sigue alta y las líneas de producción están trabajando al 20%”.

Algunas marcas, igual, se animan a lanzar nuevos productos al mercado. LG, cuyos dispositivos los produce Brightstar, tenían kits para lanzar nuevos productos como el K50S y el K40S “Hoy, el abastecimiento se está reacomodando. Vamos ganando volumen a medida que pasa el tiempo.”, reconoce Denise Sommerfeld, gerente general de LG Mobile Parner. Alcatel hizo lo propio con su modelo 1V Plus y planea vender unas 100.000 unidades este año.

Así las cosas, las plantas en el fin del mundo cambiaron: menos personal, mámparas en las líneas, pulverizadores para mantener la higiene del personal. Pero también cambió el panorama para un sector que a principio de año se animaba a soñar con una vuelta al modelo “Fabricado en Tierra del Fuego”: sin dólares no hay fabricación local. “Si no se pueden fabricar celulares en el país, y hay desabastecimiento, igual los tenés que conseguir de algún lado. Va a salir más caro importarlos”, sentencia Hellemeyer.

Es lo que analizan algunas marcas: traer modelos de subsidiarias en otros países limitrofes hasta que pase el temblor cambiario.

Fuente

1 me gusta