Un truco infalible para ganarle a la obsolescencia programada

Un truco infalible para ganarle a la obsolescencia programada
interes 0.0 0

Un componente en tu teléfono, notebook o PC mejora toda la ecuación costo-beneficio, pero casi nunca le prestamos atención

Es posible que un dispositivo dure 5 o ms aos de los que se espera S pero para eso hay que mirar ms all de las apariencias En la imagen bancos de memoria en una computadora personal
¿Es posible que un dispositivo dure 5 o más años de los que se espera? Sí, pero para eso hay que mirar más allá de las apariencias. En la imagen, bancos de memoria en una computadora personal
SHUTTERSTOCK

Estos días, y a pesar de que mis amigos economistas (que sin duda saben más) censuran mi análisis, volví a ahorrar en hardware. Suena un poco contradictorio. En una industria que va tan rápido, ¿no es comprar hardware exactamente lo contrario de ahorrar? Es posible. Tal vez llamo ahorrar a lo que solo es no gastar de más. En todo caso, al mirar los números aparecen patrones muy interesantes. En 1990 compré mi primera computadora personal. Me costó 500 dólares. ¿Qué pagué por ese dinero? Anoten. Mejor, primero, siéntense. Ahora sí, anoten.

Compré un monitor monocromático de 14 pulgadas, un gabinete del tamaño de Australia (aunque mayormente vacío), un motherboard, un cerebro electrónico, 1 megabyte de memoria y una diskettera. Nada más. Mi primera PC ni siquiera tenía disco rígido; ni hablemos de conexión de red o audio. Su cerebro electrónico era un V20 de NEC, compatible con el 8088 de Intel; es decir, el procesador de la primera IBM/PC.

Nota completa

Ariel Torres