Urgencia y necesidad

Urgencia y necesidad https://foro.pipol.news/uploads/default/original/1X/2b413ef0c2a9239f8a5462425a77d41718e8230d.png
interes 0.0 0

De Argentina se pueden decir muchas cosas, pero lo que no se puede negar es que uno nunca se aburre. Recurrentemente nos encontramos frente a una noticia “bomba” que queda rápidamente tapada por una seguidilla de nuevas noticias “bomba”. Algo así pasó con el DNU 690/2020, que declaró a los servicios TIC como servicios públicos y habilitó de esta forma el control de sus precios. Y que hoy parece haber quedado muy lejos en el tiempo. Pero no es así.

Luego de un mes y medio desde la publicación del DNU que cambió el estatus jurídico de los prestadores de servicios TIC, la única modificación efectiva resultó ser el congelamiento de los precios vigentes al momento de su dictado. Para el resto, es decir las medidas concretas relativas a un servicio público, no hubo nada porque no había nada antes de su publicación. Algo así como “declarémoslos servicio público y después definamos de qué se trata” . Una definición que aún está lejos de materializarse. Tan indefinida como todavía lo es la prestación básica universal que se menciona en su articulado. En otras palabras, sin un modelo de regulación como servicio público detrás, que está siendo diseñado ahora, ¿dónde estaba la urgencia?

En definitiva, lo único concreto y con efectos inmediatos del DNU fue el congelamiento de precios y su regulación, lo que hará que cada operador deba negociar el visto bueno del regulador cuando, después del 31/12 (en principio), quieran actualizar sus precios para, como mínimo, alinearlos con la inflación y la devaluación del peso frente al dólar. Es en el precio de los servicios donde se manifestaba la necesidad y la urgencia.

Que la nueva regulación todavía sea una gran incógnita confirmaría los rumores de que muchos de los funcionarios del sector no estaban al tanto del DNU hasta casi el momento de su publicación. Por lo pronto, de lo que más se habla es de “asimetría”, tanto por parte de las autoridades del sector como de algunos operadores. Aunque en público prácticamente nadie quiere explicar de qué se trataría o al menos proponer medidas. Pero es claro que será una palabra muy recurrente en las próximas semanas.

Enrique Carrier